Supresión de barreras arquitectónicas en patio. Demanda de juicio ordinario

Planteamiento
Siete comunidades de propietarios, las cuales nunca se han constituido como mancomunidad, circundan entorno a un patio.
Una de las comunidades, que tiene personas mayores de 70 años y minusválidos, quiere poner un ascensor, y el mejor sitio es por fuera de la fachada ocupando un m2 del patio. Se convoca reunión de propietarios de las comunidades que circundan dicho patio, y tras votación, 25 se oponen al ascensor y 15 vecinos votan a favor.
¿Puede demandarse a todas las comunidades para que sea el juzgado quien conceda la autorización? ¿Existe abuso de derecho?

Respuesta
En la medida en que se trata del derecho de voto y de la formación de mayorías previstos en la LPH , aunque resulte perjudicado algún vecino, no puede hablarse en sentido técnico-jurídico de un abuso de derecho (art. 7 LPH).
Ante la negativa de la comunidad o del conjunto de bloques la única opción que le queda a los interesados para instalar el ascensor es seguir el cauce previsto en la Ley 15/1995, de 30 de mayo, sobre Límites del Dominio sobre Inmuebles para Eliminar Barreras Arquitectónicas a las Personas con Discapacidad.
Conforme a lo dispuesto en dicha ley, están legitimados para solicitar la supresión de barreras arquitectónicas por este cauce, cualquier persona mayor de 70 años o con alguna de las minusvalías o deficiencias previstas por la LPH y que resida o trabaje en cualquiera de los pisos o locales.
El titular legitimado notificará por escrito a la comunidad la necesidad de ejecutar las obras de adecuación por causa de minusvalía. Se acompañará el proyecto técnico detallado de las obras a realizar. La comunidad deberá contestar en el plazo de 60 días.
Si se produce la oposición a la ejecución de las obras de adecuación el titular beneficio (o los titulares) podrá acudir en defensa de su derecho a la jurisdicción civil. Aunque la citada ley habla de juicio verbal hay que tener en cuenta que la entrada en vigor de la nueva LEC ha supuesto una modificación en esta materia ya que el art. 249 LEC remite al cauce del juicio ordinario la sustanciación de las demandas correspondientes a las acciones que otorga la LPH a los copropietarios y a las Juntas de Propietarios, siempre que no versen exclusivamente sobre reclamaciones de cantidad.
Por tanto, el propietario o conjunto de propietarios que solicitan el beneficio del ascensor pueden acudir al Juez mediante una demanda en juicio ordinario solicitando la autorización para la ejecución de la obra.